La leche de vaca, mi opinión y nuestra experiencia

Antes de empezar decir primeramente que, con este post sólo quiero dar a conocer mi opinión tras mi experiencia con la leche de vaca/lácteos, en mi familia.

A ver, todo empieza cuando yo, por motivos de salud (nada grave), dejo de tomar leche de vaca. El cuerpo es sabio y da señales de aviso cuando algo no va bien, y que mejor que hacerle caso, ¿verdad?.

Pues eso, que me sentía mejor. Podía haberme pasado a la leche de vaca sin lactosa, pero ¿sí algo no sienta bien para qué seguir? Mi decisión fue desayunar cada mañana, en su substitución, bebida vegetal. Y que diferencia, oye.

Mi opinión sobre lo importante que es la leche de vaca en nuestras vidas ya hacía tiempo que tambaleaba, pero no sé porqué la verdad la seguía introduciendo en nuestra lista de la compra.

Sólo me faltó leer un pedazo de artículo el cual fue el que me acabó de abrir los ojos para que hiciera ese cambio también en mis hijos.

Ya sé que puede sonar alarmante decir que se le quita la leche de vaca a unos niños que están en edad de crecer, porqué esa fue precisamente la reacción que tuvo una persona muy cercana a mi en cuanto se lo comenté. ¿Pero es qué la leche de vaca contiene hormonas de crecimiento? Entonces, ¿por qué ese afán en decir que es muy importante que los niños tomen leche de vaca? ¿Por las vitaminas, por los nutrientes “similares” a los de la leche materna o por el calcio? Será por una mezcla de todas ellas, no?.

Sinceramente creo que el calcio es el mayor de los factores.

Pero ¿y el resto de componentes que contienen las leches? Me refiero a que a esas vacas que dan leche a las archiconocidas marcas publicitarias, desde la más cara a la de marca blanca se les alimenta con piensos que ha su vez contienen hormonas para que esos herbívoros produzcan y produzcan y no paren de producir, alterando su naturaleza a la hora de ser ordeñadas. Eso componentes no son eliminados en la pasteurización. O sea, que todos esos tóxicos van a para al los organismos de nuestros hijos.

Ya sé que quizás habrá quien no está de acuerdo, pero la salud de mis hijos ha mejorado desde que no toman leche de vaca, y apenas lácteos (quizás alguno pero de cabra). Mi hijo ha dejado de tener mucosidad excesiva y mi hija ya no tiene granos en la cara. Todo eso eran toxinas que entraban en el organismo de mis hijos.

Volviendo al lo del calcio. ¿Y cómo obtienen mis hijos el calcio y la vitamina D para absorberlo correctamente? Pues muy simple, introduciendo en su dieta verduras, garbanzos, leches vegetales enriquecidas en calcio y semillas; entre otros claro. Y la vitamina D aparte de obtenerla de nuestro astro, el sol; también la consiguen de los huevos, frutos rojos, y demás alimentos.

Como os comentaba al principio, esto es solamente mi experiencia con la leche de vaca, no una moda como muchos puedan creer, y pensar que estoy poniendo en riesgo la salud de los míos. A mi parecer unos padres quieren lo mejor para sus hijos, no perjudicar su salud. Y no, no es ser alarmista decir o pensar eso.

Con un buen menú semanal y un poco de imaginación, la dieta de nuestros hijos puede ser de lo más sana, saludable, equilibrada y limpia.

-A MI MANERA-

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s